Violar de vez en cuando tampoco es tan malo

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

No sé muy bien cómo comenzar hoy.

Es normal. Cuando te quitas del medio tanto tiempo, te oxidas. He dejado de escribir mails, posts, podcasts (ahora te diré por qué) pero no he dejado de vivir, ni de tener experiencias, momentos buenos y malos…

En fin, todo eso, ya sabes.

Todo lo que me ha sucedido desde el último correo que envié, el 20 de febrero concretamente, daría para decenas de otros correos.

Pero todo se podría resumir en que he aprovechado para violar…

Unas cuantas «leyes» del marketing, los negocios y demás.

Espero que no te tomaras el asunto del email muy enserio. No me vaya a aparecer la policía en casa de repente.

Pues mira.

Lo primero que me apetece contarte es que hace casi 2 meses, fui padre.

Algún día te hablaré sobre la tremenda transformación que he tenido, sobre todo por dentro. Nada de tópicos. Me refiero a miedos personales, creencias erróneas, etc.

A partir de ahí, en casa hemos tenido una especie de mala racha.

Bueno, yo no. Mi mujer.

Después de salir del hospital tuvo algunas complicaciones con la cesárea, así que una semana más ingresada. Luego, un pequeño accidente doméstico.

Yo compaginando el trabajo con los clientes, la paternidad y la casa.

Aunque no me quejo.

El que esté mi niña conmigo, sentirla, olerla, abrazarla, verla cada mañana, todo eso único e indescriptible, eclipsa de sobra cualquier anécdota negativa.

Pues todo eso ha sido, en general, lo que me ha hecho «descuidar» mi negocio.

¿Está bien, está mal? No lo sé.

Lo único que sé es que no he sentido ninguna culpa, ni remordimiento.

No me quise poner ninguna presión absurda. Me da igual lo que digan los más sabios de los sabios. Trabajo y dinero sigue sin faltarme.

Si necesitas ese momento de apartarte, está bien. Hazlo, no pasa nada.

Ahora quiero volver a retomar el hábito que tanto me gusta de escribir. No sé si 100% cada día, pero sí con mucha frecuencia. De nuevo, me apetece.

Eso es lo que te quería contar, no soy de los que ha querido esconder la cabeza con la situación que hay.

No he querido seguir vendiendo porque tengo el cupo lleno, básicamente.

Aunque eso no quiere decir que no puedas trabajar conmigo si necesitas unos textos muy preparados para vender. Yo ahora te dejaré el enlace, como siempre. Tú solo tienes que contactar conmigo y te pongo en lista de espera.

Intentaré que esperes lo menos posible, eso sí.

Espero que tú, tu familia y tu entorno estéis todos muy bien. Un día menos.

El enlace, por aquí:

https://www.ivanorange.com/copywriting-seo/

Iván Orange.

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario