Recurso de ventas muy poderoso de un gran parque temático

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Hace poco me encontré una anécdota muy curiosa en un libro.

El libro se llama Brand Barbarian, de Ben Settle.

Lo tenía aparcado desde hacía un tiempo y lo quería terminar ya porque si no se me van acumulando las lecturas.

El libro trata sobre todo lo relacionado con construir una marca persona indestructible, fuerte como el vinagre y que pase menos desapercibida que los tangas míticos de Rappel.

Total, en uno de los capítulos del libro se contaba una estrategia de marketing del que es probablemente el mejor parque temático del mundo: Disney World.

Te cuento.

Dentro del enorme complejo que es aquello (no hace falta ir para darse cuenta), hay una atracción.

El castillo de La bella y la bestia.

Y dentro del castillo, hay algo de lo que solo el 10% de los visitantes se da cuenta.

En concreto, en el techo del restaurante llamado algo así como «Sé nuestro invitado», había unos paneles decorativos. Eran normales, no decían mucho.
Así que decidieron cambiarlos por unas pequeñas molduras con la cabeza de la Bestia grabada en ellas.

Algo que era mucho más caro y trabajoso de hacer.

Te pongo otro pequeño ejemplo.

En Disney Wolrd también se tomaron la molestia de plantar y cuidar flores naturales en zonas oscuras y poco visitadas, en lugar de simplemente poner unas de plástico.

Y hacen cosas de este tipo por todas partes. También te digo, se lo pueden permitir.

Pero muy pocas personas se fijan en eso.

Aunque las que lo hacen, son probablemente los fans más fieles e incondicionales de todo el universo Disney.
Las que hablan maravillas del parque, lo recomiendan o viajan de nuevo.
Las que ven todas las películas.
Compran todo tipo de productos de la marca.

Y así sucesivamente.

¿La lección es entonces que hay que ser detallista?

No.

Los detalles son muy importantes, pero son una consecuencia.

Una consecuencia de brindar la mejor experiencia de usuario posible.

Esa es la clave.

Esto es algo que no es nuevo, pero que casi nadie explota.

¿Y cómo puedes aprovecharlo para vender más?

Simple, haz que la experiencia de quien lea tu página de venta (que es la más importante de tu web, porque por allí tendrán que pasar el 99% de las veces antes de comprar) sea brutal.

Haz reír, llorar, enfadar, asustar. Haz algo, por favor. Pero que no sea aburrir.

No seas neutral, aunque tampoco te pases de flipado.

Hay muchos detalles ínfimos que se pueden mejorar en un texto de venta y que pueden hacer que tu conversión se dispare como cuando mezclas Coca cola con mentos.

Probablemente el 10% de los lectores o menos los aprecien.

Pero precisamente esos quizás sean los clientes de calidad. Quizás ahí esté el dinero.

Y si quieres que tus textos sean así, diferentes, rompedores, vendedores… pasa por el enlace:

http://www.ivanorange.com/copywriting-seo/

P.D: Dentro de poco cambiaré esta página de venta (la del enlace).

Los textos, las condiciones, el diseño y los precios. Todo.

Te lo digo por si te interesa, que no le hagas mucho caso a la parte de los precios, básicamente. Mejor me preguntas por privado y te cuento.

P.D 2: Esta tarde sacan un episodio de un podcast llamado «Vende más online» en el que me entrevistaron hace unos días.

Hablo de copywriting, oh, qué sorpresa.
Pero bueno, digo cosas que quizás no sepas y te puedan interesar.

Si no lo puedes escuchar hoy, no hay problema.

Mandaré el link en alguno de los próximos emails.

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario