¿Realmente se puede destacar con el email marketing?

Esta es una pregunta que me han hecho ya varias veces.

Y en verdad es una cuestión interesante y que no se puede responder a la ligera.

A ver, yo soy un fiel defensor del email (diario) como estrategia de marketing porque es la que me parece más rentable, simple y efectiva a largo plazo.

No tiene que serlo para todo el mundo, por supuesto. Ahora bien…

A día de hoy el email NO está creciendo al mismo ritmo para todo el mundo.

Donde más ha pegado el boom ha sido en el sector del marketing digital por todas las personas que estamos implicadas.

Pero hay sectores menos sofisticados tecnológicamente en los que todavía se cree que mandar emails está desfasado.

Y que si mandas emails de venta todos los días eres Satanás.

Así que destacar en mercados donde nadie usa el email a excepción de mandar la típica newsletter semanal con contenido que no le interesa a nadie…

Es extremadamente fácil aunque no escribas los mejores correos.

La cosa es ¿se puede destacar aún en el sector del emprendimiento, las ventas, la publicidad, etc.?

Pues aunque muchos dicen que se meta todo Cristo a enviar emails porque así venderán más, no lo veo tan sencillo.

No porque haya muchísima competencia.

De hecho, gente buena hay muy poca y ni siquiera es competencia realmente.

Lo que hay demasiado (y cada vez serán más) son emails calcados unos de otros. Si has estado en unas cuantas listas sabrás de lo que te hablo.

El formato de «Historia + tip» está muy bien a priori, pero se ha vuelto tan trillado y manido que está perdiendo toda la gracia porque las historias y los consejos suelen ser siempre los mismos.

Muy malos.

Por no hablar del estilo.

Para destacar no solo creo hay que aportar una perspectiva diferente a tus ideas sino también comunicarlas de otras formas.

No veo eso de «tener un estilo» como algo fijo, inamovible.

Hace tiempo me di cuenta de eso y empecé a explorar diferentes estilos que me gustan y que me retan a crecer. Básicamente para expandir mi registro.

Para mí, escribir siempre igual hace que los correos suenen monótonos y previsibles. Hay que arriesgarse más.

Eso es como ocurre con los músicos de conservatorio y los de jazz.

Los primeros se suelen quedar estancados en la música clásica (la base) y los segundos son capaces de tocarlo todo, con un abanico impresionante de recursos, estilos, técnicas, matices e incluso haciendo improvisación.

Escribir emails de venta funciona de la misma manera.

Y ciertamente esto es algo sobre lo que reflexionar pero que conlleva un trabajo muy grande, no te voy a engañar.

Pero si quieres implementar el email marketing en tu negocio y ahorrarte el trabajo, el tiempo y el esfuerzo que supone, lo tienes mucho más fácil.

Pasas por el enlace de abajo, ves cómo te puedo ayudar y me contactas:

https://www.ivanorange.com/Copywriting

Deja un comentario