No vistas a tu negocio como la Pedroche este 2020

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Puedes escucharlo también en Ivoox o en Spotify.

Hola, mi pequeña naranja descarriada.

Hoy me paso principalmente para desearte que tengas un Feliz Año, ya que no soy muy de hacerlo ahí superfeliz de la vida en las Redes sociales. Y en vez de hablarte de lo típico de los nuevos propósitos y metas (que luego nunca se cumplen), pero prefiero ir un poco más allá.

En realidad los hábitos y la sensatez son mucho más importantes para conseguir tus objetivos de venta.

Y hablando de hábitos, quería centrarme en uno muy curioso que la presentadora Cristina Pedroche lleva haciendo ya unos añitos. Si la conoces, supongo que habrás adivinado a qué me refiero.

Sus vestidos para presentar las campanadas de nochevieja.

No voy a entrar aquí en lo tremendamente horteros que son. Más bien trataré de hacer un análisis objetivo del trasfondo que se esconde en todos ellos. Algo que no deberías hacer en tu negocio este año bajo ningún concepto.

A ver, para empezar.

Los vestidos de esta mujer se caracterizan por ser escandalosamente llamativos.

A veces, demasiado.

Y para muestra, el último, con el que creo que pretendía disfrazarse de aquel robot entrañable de Star Wars:

Cristina Pedroche y su traje-armadura al más puro estilo C3P0.

Lo que yo entiendo es que ella pretende mostrar una personalidad única por medio de formas abstractas, ropajes casi translúcidos y, como en este último caso, con una mezcla entre lo más vistoso y lo menos práctico posible.

A ver, que está genial que cada uno se vista como le dé la gana. Eso para empezar.

Pero me pregunto algo: ¿para qué quieres un vestido que parece una armadura, que moldea las curvas de tu cuerpo (curvas que no son reales) o que está recubierto de oro, cuando apenas te puedes mover con él puesto?

A lo mejor son tonterías mías, pero creo que, si hay algo que realmente no puedes permitir en tu negocio, es «vestirlo» con ese estilo de comunicación.

Por ejemplo:

Todo eso de llenar tu página web de frases bonitas, llamativas, que lucen muy bien y con mensajes que probablemente les funcionen muy bien a otros (pero no necesariamente a ti).

Siguiendo con esto, diría también que, cuando hablamos de vender, es mucho mejor optar siempre por textos más prácticos que bonitos.

Si dices muchas cosas pero a la persona que te visita no le sirve de nada para decidir comprarte a ti, vas a seguir perdiendo el tiempo y el dinero. Y mucho más a partir de ahora, que el público de Internet se está volviendo más sabio y mucho más escéptico.

Es de sentido común pensar que, mientras más crezcan los negocios online, más difícil se hará vender eventualmente. Es mi sensación personal. Veremos.

Únete a mi orange-letter.
Es fresca. Es entretenida. Y es gratis

Cada día recibirás un gajo (consejo/truco) sobre copywriting para tus textos, vídeos, emails o anuncios. ¿Entras?

Y para cuando eso ocurra, tienes que estar preparado.

Preparado para de verdad ser diferente y único. Para vender como ninguna otra empresa de tu sector lo hace, y para tener una estrategia de venta basada exclusivamente en tu negocio, tus necesidades y las de tus clientes.

Eniwey, nada de eso te funcionará si no lo comienzas a poner en marcha.

Y si quieres construir el hábito más fructífero en este año puedes dar el primer paso en este enlace:

https://www.ivanorange.com/visual-conversion-90

Iván Orange.

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario