Mutaciones cerebrales mortales

Un director italiano de neurocirugía dice que «nunca ha visto un cerebro» como el de una víctima de 18 años que parece haber sido asesinada por la vacuna AstraZeneca:

Camilla Canepa fue operada por Gianluigi Zona, director de la clínica de neurocirugía y neurotraumatología del hospital San Martino: “Nunca había visto un cerebro afectado por una trombosis tan extensa y severa”.

El neurocirujano de guardia en San Martino esa noche era Alessandro d’Andrea, quien también llamó al médico jefe a su lado en la mesa de operaciones. “Decidimos hacer una craneotomía de descompresión, en la que se abre el cráneo para aliviar la presión interna”.

Zona relató la experiencia: “Todos los senos venosos estaban bloqueados con trombos, un escenario que nunca había visto en mis muchos años en esta profesión. Piensa en el seno venoso como el río en medio de un valle donde convergen varios arroyos. Si se construye una presa en medio del curso de agua, el río se hincha y los afluentes ya no pueden drenar en este punto, por lo que la presión aumenta río arriba”.

“No soy virólogo, ni epidemiólogo, ni forense, pero dada la imagen que vi en la cabeza de la niña, está claro que estamos ante algo que no es normal”.

Los padres de la joven de 18 años que falleció, dijeron a los medios: “Ella no tenía ninguna enfermedad”. La semana pasada, el fiscal de Génova, que coordina las investigaciones en curso, instruirá al médico forense de Pavía para que realice la autopsia del cuerpo de Camilla Canepa, la joven de dieciocho años que murió tras la vacuna. La niña presuntamente padecía deficiencia crónica de plaquetas, una «trombocitopenia autoinmune familiar». Esto es lo que los investigadores han aprendido de los primeros informes de los médicos.

Pero la familia de la niña, asistida por el abogado Angelo Paone, se muestra firme en este punto. “Camilla no tenía ninguna enfermedad”, explicó su abogado. Apoyando su afirmación, hay dos tomografías computarizadas diferentes. Había sido sometida a las dos exploraciones, y fue dada de alta tras la primera que no había mostrado la situación de la trombosis en curso, pero inmediatamente trasladada al hospital tras la segunda demostrando que su salud se había visto comprometida.

La niña llegó a la sala de emergencias del hospital Lavagna el 3 de junio, apenas una semana después del pinchazo de AstraZeneca. Ella se había quejado de fuertes dolores de cabeza.

Y todavía sigue habiendo gente que sube sus estúpidas fotos a las redes sociales presumiendo y enorgulleciéndose de haber recibido las inyecciones.

Mientras más casos van saliendo sobre estas cosas… 

Mucho más desconfío de estas vacunas. 

Lo gracioso es que se la ponen a las personas que han demostrado haber pasado el Covid, y que se supone que tienen inmunidad natural.

Esto no es más que otro acto del circo-vid en el que estamos metidos.

No creo que la vacuna vaya a otorgarte un beneficio especial que no pueda generar tu cuerpo por sí mismo.

Iván O.

Deja un comentario

También mando emails diarios hablando sobre ganar más dinero escribiendo.

Si te interesa suscríbete a mi lista, te gustará lo que verás dentro.
Y entrando aquí tienes un aperitivo para ir abriendo boca.