La manera más fácil y rápida para escribir copy

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Uno de los principales temores que los redactores publicitarios (o cualquier persona que quiera escribir sus textos) tienen son los bloqueos.

Que a la hora de enfrentarse a una hoja en blanco, la imaginación se vaya.

Y no quedara rastro de ella.

Bueno, cuando llevas el tiempo suficiente escribiendo cartas de venta, anuncios, emails y decenas de textos de respuesta directa, te das cuenta de algo.

Eso a lo que llamamos bloqueos, en realidad, no existe.

Lo que sí existe es un trabajo previo mediocre, mal. O, como mínimo, insuficiente.

Sin esa parte perfectamente atada, es muy poco probable que escribas algo decente, aunque seas bueno y tengas el swipe file más grande de la historia.

Pero, contando con que esa parte ya esté hecha, hay un par de caminos que puedes elegir.

Esta es una de las cosas más interesantes que aprendí en el libro Cómo fracasar en casi todo y, aun así, triunfar, de Scott Adams.

Un libro que conocí gracias a la copywriter y suscriptora Inés Díaz (gracias).

Estos dos posibles caminos son el de simplificar y el de optimizar.

Pueden parecer lo mismo, pero todo lo contrario.

La cosa es que los dos tienen sus beneficios y sus desventajas, y a cada persona se le da mejor uno que otro.

Simplificar es hacer cada tarea de un proceso lo más sencilla y básica posible.

Es una forma de sentirte cómodo y elimina cualquier riesgo o preocupación.
Aunque la pega es que, seguramente, el resultado final no serían tan, tan bueno como podría.

Algo que sí se consigue al optimizar.

Con este proceso, siempre se busca el mejor resultado posible del proceso. A costa de asumir posibles riesgos o contratiempos.

Un ejemplo rápido.

Simplificar sería ir a una entrevista de trabajo por el trayecto más rápido, con menos tráfico y lo más directo posible.

Y optimizar sería ir a la entrevista de trabajo y, durante el trayecto, hacer un par de compras y dejar un traje en la tintorería.

En la primera, prácticamente no asumes riesgos.

En la segunda, puede que sí. Es más estresante.

Cuando escribimos un texto de venta, pasa algo muy parecido.

Si optas por simplificar, puedes utilizar la información que tienes e ir directamente a lo seguro, lo más importante y de la manera más fácil posible de explicar.

Tiene menos riesgo, aunque tendrás que tener más experiencia para lograr un buen copy de esta forma.

Si te decantas por optimizar, es casi seguro que vas a tardar más tiempo.

Pero el copy que tengas puede ser mucho más efectivo.

¿Cuál prefiero yo?

En realidad, escribir también consiste en tener una buena estrategia.

Y lo que he podido comprobar en mi caso personal, es que me siento mucho más cómodo escribiendo lo más rápido posible al principio.
Quiero plasmar todas las ideas que me surjan.
Cualquier pensamiento puede ser muy interesante luego.

Algo que también recomiendan todos los buenos copywriters a los que conozco.

Una vez he cogido el camino fácil, es cuando resulta extremadamente útil optimizar.

Tienes un montón de información, conceptos e ideas, que probablemente formen una especie de amasijo sin mucho orden.

Saber optimizar es lo que dará el orden, el sentido y el  toque diferencial al texto.

Luego, por supuesto, hay una gran cantidad de elementos pequeños que influyen en cada uno de los procesos, y que hay que saber controlar por separado.

Bueno, si quieres tener una comunicación de venta simplificada y súper optimizada, puedes pasar por el enlace y te cuento:

https://www.ivanorange.com/copywriting-seo/

P.D: Esto de simplificar y optimizar es algo que se puede llevar a cabo en cualquier faceta de la vida. Yo me he dado cuenta de dónde tengo que cambiar uno por otro, desde luego.

P.D 2: Arriba, si quieres vender más y atraer a mejores clientes, de forma inteligente.
Copiando e imitando a los demás, no. Con tu propia personalidad y recursos, sí.

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario