(Parte II) Errores de los malos psiquiatras y malos copywriters.

Bueno, hoy quiero mostrar algunas perlas más de las que comencé a hablar en el email de ayer.

Mira, si quieres diferenciar rápidamente a un copy que sabe lo que hace a otro que piensa en enamorar con palabras, es fácil:

Si siempre se centra en la importancia vital del copy para vender…

Es de los que no saben todavía de qué va la cosa.

Verás, otra de las frases interesantes que encontré en el artículo que dije ayer es:


*»No digo que la terapia sea tan buena o necesaria. Simplemente digo que tratar de mejorar el estado a largo plazo de una persona solo con medicamentos, sin algún tipo de educación ni capacitación es una pérdida de tiempo»

Ok, lo traduzco.

Cuando un mal copy trata de vender su trabajo, a menudo dice cosas como «el copy es lo más importante en un negocio», «sin copy no podrás vender mucho», «si tu comunicación es mala, la gente no se interesará por tu producto»

Pero eso solo son mitos.

Solo hay que salir fuera y observar para darse cuenta la cantidad de productos que se venden sin tener un buen copy.

Porque el hecho de tener la audiencia y el mercado correcto, y la habilidad para crear ofertas bestiales, tiene muchísimo más peso para cerrar la venta que el copy en sí mismo.

Entonces ¿dónde está la gracia?

Que vender de esta manera tan rudimentaria a veces es como la terapia psicológica: de por sí no es suficiente para una mejora a largo plazo.

Al igual que el paciente necesita mejorar desde la educación, desde sus creencias y el entendimiento…

El negocio crecerá mucho más (y más rápido) si tiene un mensaje milimétricamente estudiado y ajustado a lo que su audiencia quiere y necesita en ese momento.

*»Haz lo que tengas que hacer»

Y yo le añadiría: «pero por favor… no vendas».

Demasiadas ventas se pierden justo por querer conseguirlas.

Déjame ilustrarlo con otra frase que dice:

«Cuando una persona necesita tratamiento pero lo rechaza, ni la ley ni la psiquiatría pueden ayudarla. No puedo obligar a nadie a someterse a un tratamiento»

De la misma forma, tampoco puedes obligar a que un cliente te compre si no quiere.

Este precisamente es el problema que ha habido con los gurús de mierda que han quemado el marketing y han provocado que, afortunadamente, ahora mismo sea un poco más difícil vender.

Y no sé por qué hay tantos negocios que no lo entienden.

En cambio, siguen haciendo anuncios agresivos, fríos, llenos de clichés e intentos de manipulación o chantaje (aunque sea a escalas pequeñas) para tratar de forzar esa venta.

Escucha, si haces eso, puedes tener algunos clientes.

Pero serán los de PEOR calidad.

Por el contrario, en el artículo explican que en el caso de tener a un paciente que sabes que se está perjudicando a sí mismo (como drogándose) a veces es necesario meterlo en la consulta junto a 10 personas de su entorno, que estén realmente preocupadas y motivadas por su mejora…

Y básicamente que se queden allí hasta que el paciente entre en razón y acepte el tratamiento.

Y cierra esa parte con «La psiquiatría es guerra.»

Quien lleve algún tiempo en mi lista sabe que he hablado varias veces de esa guerra en la que se ha convertido el marketing actualmente.

Y que necesitas jugar bien tus cartas si quieres crecer como marca y pensar estratégicamente, no solo del lado de las técnicas y hacks.

Hay consumidores que realmente no son conscientes de que dando su dinero a ciertos negocios están endeudándose innecesariamente y creándose más problemas.

Por eso decir cosas honestas, realistas y crudas, y hacerlo de manera persistente, es lo mejor con ese tipo de personas.

Básicamente, haz lo que tengas que hacer.

 

 

Otra cosa que sucede cuando las ventas no llegan, es lo que en la psiquiatría se conoce como «Polifarmacia».

Es decir:

Le has recetado una medicación a un paciente.

Pero no le ha funcionado.

Lo que la mayoría hacen es decir «bueno, quizá habría que añadir este otro medicamento…» Y le van añadiendo más y más químicos a la receta original.

En muchos casos, eso solo lo empeora.

Así que se plantea esto otro: «Si el medicamento no funcionó, ¿no debería probar uno diferente?»

Ahora piensa en cuántas veces un anuncio, una carta de ventas o una secuencia de emails no funciona.

Tiendes a pensar que tienes que añadir elementos al mensaje.

«Faltan más testimonios, ¡eso es!»
«¡Más beneficios!»
«¡Reembolso hasta 1.465 días después!»
«Contemos un poco más de nuestra experiencia»
«¿Y por qué no añadir unos logos?»

Ya sabes por dónde voy.

Casi siempre, esa no suele ser la solución.

Cuando un enfoque de venta no está funcionando…

Déjalo. Prueba otro distinto.

 

 

Y con esto acaba mi disertación sobre esta relación entre psiquiatría y copywriting que considero realmente llamativa.

Al fin y al cabo ¿no influye nuestro estado mental en los resultados del negocio?

Lo más gracioso de todo esto es que el artículo tenía una barbaridad de comentarios.

Docenas, y algunos super largos.

Digo «mmm… interesante… voy a ver si encuentro algo más que pueda transformarlo en un email».

Y lo que encuentro es que muchos de ellos eran personas tratando de captar adeptos para unirse a los Illuminati.

En serio, resulta que la palabra «Illuminati» se repetía 385 veces.

¿Simplemente locos deambulando en un post sobre psiquiatría?

Irónico.

¿Una manera macabra y sádica de ir a buscar clientes?

No sé. Quizás, aunque…

Hay maneras mucho más efectivas y moralmente aceptables de conseguir adeptos para tus productos.

Y en Emails 1k te muestro ejemplos de algunas de ellas, aplicadas al email marketing y cómo las puedes utilizar en tu público.

Para entrar, es aquí:

https: // www.ivanorange.com / Emails1k

Keep moving.

Iván Orange.

Deja un comentario

También mando emails diarios hablando sobre ganar más dinero escribiendo.

Si te interesa suscríbete a mi lista, te gustará lo que verás dentro.
Y entrando aquí tienes un aperitivo para ir abriendo boca.