Delincuentes y plantón a Eisenhower

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Hasta ahora nunca había reflexionado tanto acerca de ese lado delincuente que llevo dentro en el mundo del marketing online.

Y probablemente tú también lo tengas. Si no, no estarías aquí.

Hace poco vi una película en la que unos reclusos se enfrentaban a los policías de la cárcel en un partido de fútbol americano.

El partido era televisado y además estaba amañado por el alcaide para que ganaran los policías.

Como era de esperar, parecía que los presos iban a ser humillados delante de miles de personas. Pero entonces uno de ellos soltó una frase cargada de sabiduría:

~~

«Somos delincuentes. Los delincuentes vamos a por todas».

~~

Al final consiguieron remontar el partido y avergonzar a los policías delante de todo el mundo.

¿Qué puedes aprender de aquí para tu negocio?

No me malinterpretes.

No me siento atraído por ningún tipo de delincuencia ni defiendo a los criminales.

Simplemente, ellos van 100% hacia su objetivo. Sin medias tintas. Y esa actitud es precisamente la que puede hacerte dar un salto a todos los niveles (facturación, consolidación de marca, comunidad, autoridad…).

En otras palabras, de vez en cuando hay que saltarse alguna norma. (Siempre y cuando no cometas ningún delito).

Te diré por qué es importante.

El apego al cumplimimento de «lo que se debe hacer», lo políticamente correcto y el «miedo a…» es sinónimo de estancamiento.

Coharta la creatividad y frena en seco el crecimiento. Piénsalo. Los mayores líderes y celebridades del mundo no pasaron a la historia por cumplir con lo establecido.

Y en los negocios pasa lo mismo.

A veces, las normas que sugieren muchos expertos del marketing solo consiguen limitarte bajo un patrón de conducta. O lo que es lo mismo, ser uno más del rebaño, donde diferenciarte será una misión imposible.

Y saltarte esas normas puede llevarte mucho más lejos.

Únete a mi orange-letter.
Es fresca. Es entretenida. Y es gratis

Cada día recibirás un gajo (consejo/truco) sobre copywriting para tus textos, vídeos, emails o anuncios. ¿Entras?

Te pongo otro ejemplo televisivo.

Mi mujer estaba viendo unos episodios de la serie SWAT (a mí no me va mucho) mientras yo leía. En algún momento, mientras se estaba resolviendo un caso, uno de ellos dijo:

~~

«Cumplir las normas y hacer lo correcto no es lo mismo».

~~

Pero aún me gustaría ilustrarte con una anécdota más que leí en el libro «Tus zonas erróneas», de Wayne Dyer.

(Si no te lo has leído nunca, te lo recomiendo enormemente. Es un libro brutal).

Hay un gran capítulo que habla sobre los condicionamientos humanos bajo el concepto de musterbation. «Masturbación del deber» sería la traducción más aproximada. Es decir, el apego al «deber» del que te hablé antes.

Y cito textualmente la historia real:

~~

«Uno de mis colegas estaba en la Marina, de servicio en un acorazado portaaviones en la época en la que el presidente Eisenhower estaba de gira política por el norte de California.

Se ordenó a la tripulación que formara de manera tal que desde el helicóptero donde viajaba el presidente se pudiera leer la frase «HI IKE» como saludo. Mi amigo decidió que la idea era delirante y no lo hizo, porque el hecho iba en contra de todo lo que él creía y de su actitud ante la vida».

~~

La historia sigue un poco más, pero esta es la parte importante.

No tienes por qué seguir todas las estrategias, normas y técnicas que encuentras en Internet. Primero, porque la mayoría de personas repiten lo mismo como cacatúas. Segundo, porque muchas no tienen fundamento. Y tercero porque te puedes ver envuelto en una dinámica en la que no te sientas cómodo.

Sin disfrutar de tu negocio ni de lo que haces.

Siempre estará el delincuente poderoso (el Eisenhower de turno) que querrá estar por encima y someter a los demás. Pero también estará el delincuente de a pie que no se deja pisotear. Al que le importará una mierda lo que le digan.

Por eso, tienes que atreverte a expandir los límites y experimentar. A decir «no».

Solo siendo fiel a tus ideas.

A mí, seguir mi intuición me ha llevado a mejores resultados que imitar a los demás.

De hecho, utilizo los fundamentos del marketing y la persuasión en mis textos, aunque mantengo la libertad de cambiar, pivotar e ir mucho más allá con cada negocio.

No dejes que nadie decida lo que es mejor para ti.

Ahora bien, si quieres disparar tus ventas y sacar tu lado más delincuente, sigue tu instinto en este enlace:

https://www.ivanorange.com/copywriting-seo

Iván Orange.

Compartir con...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario