Cómo vender RÁPIDO por Internet NO es la idea

Te dejo una versión muy resumida en vídeo, por si acaso 🙂

Cómo vender RÁPIDO por Internet NO es la idea, sino hacer que tu público tome acción

A día de hoy, todavía muchas personas tienen un concepto muy negativo de las ventas, y sobre todo de la venta por Internet. Y mucho más cuando parece que la estrategia tiene que ser inmediata.

Relacionan el hecho de vender con la imagen de un comercial de telefonía llamándote sin descanso a horas intempestivas o yendo directamente a tu casa.

Pues, en los negocios digitales, ocurre lo mismo.

Puedes encontrar de todo, desde auténticos vendehúmos que tratan de vender rápido  y convencerte a toda costa de que son los mejores, hasta productos o servicios que se venden casi sin esfuerzo, porque los clientes se convencen solos.

El hecho de que esto sea así está directamente relacionado con la psicología humana.

Da igual si haces copywriting, publicidad o tienes productos digitales.

Si vendes o puedes vender en Internet de cualquier forma (o trabajas para alguien que lo haga) lo que quieres es generar mucha confianza en el público que te lee o te ve pero, sobre todo, quieres que tome acción cuanto antes.

Pero sin necesidad de parecer desesperado ni perseguir a nadie.

En este artículo, te voy dar unos consejos muy útiles que puedes aplicar desde hoy, y que te va a permitir aumentar la conversión de tu negocio virtual a la hora de vender o aumentar tu lista de suscriptores, tanto en tu web como en tus vídeos de YouTube.

Podrás centrarte en aportar todo el valor posible, impactando a muchas personas, y convertirlas en tus futuros clientes con un buen modelo de negocio desarrollado en tu sitio web.

Vas a conocer los principales modelos para vender en Internet, desde los productos físicos, hasta el pago de una cuota mensual.

Y para ello, tengo que empezar haciéndote una pregunta fundamental.

¿De qué forma convences a tus clientes potenciales?

Convencer y vender, es en todo lo que necesitas poner el foco. Y como comentaba al principio, hay varias formas de conseguirlo.

La primera es transformarte en un comercial de telefonía o de teletienda, dando la tabarra para que te compren, aludiendo a lo bueno que eres, tu experiencia y blablabla

La segunda, es conseguir que sea la persona que llega a ti quien se convenza por sí misma cuando haya leído tu carta de venta, tu email o cualquier otro texto. Eso sí, esto no sucederá por arte de magia, pero es la forma más segura y escalable de vender.

Más abajo te daré unas pautas imprescindibles para ganarte la confianza de tu audiencia.

La primera forma es «anti marca personal», estresante y agotadora para ti y los posibles clientes. Puedes vender así si quieres, pero no es una opción que te genere beneficios a largo plazo.

La segunda es ágil, rápida y hace que el cliente se sienta feliz y motivado por invertir su dinero y tiempo en ti.

Y también hay una tercera opción.

Sería que no hagas ninguna de las anteriores, nada para convencer ni vender, y directamente pienses que, por obra del destino, sucederá algo que haga que los clientes lleguen por sí solos.

Pues déjame decirte que eso no va a pasar.

Y tampoco ocurrirá si sigues pensando que vender es malo. Vender es bueno siempre y cuando solucione un problema, una necesidad o haga realidad un deseo.

Es decir, si cambias, mejoras o transformas la vida de los demás.

Pero para llegar a ese punto, tienes que haber dado unos pasos previos más allá de montar una tienda online. Construir unos cimientos sólidos que hagan de tu negocio, un proyecto en el que no solo ganas tú, sino que también va a ganar tu cliente.

Así que voy a explicarte los 5 pasos fundamentales para conseguir que tus posibles clientes tomen acción lo más rápido posible cuando vean lo que ofreces.

Y si llegas al final, te espera un paso extra que te facilitará tu trabajo a la hora de aplicar todos los anteriores y vender rápido.

1. No vendas a todo el mundo, encuentra TU mercado

Uno de los principales errores que cometen la mayoría de personas que emprenden, es que tratan de vender a todo el mundo.

Montan un blog o un canal de YouTube, generan contenidos generalistas sin un objetivo claro y ofrecen venta de servicios o productos sin segmentar hacia quién van dirigidos.

¿Lo has hecho así alguna vez?

No te preocupes, es un paso fundamental pero fácil de corregir si lo comprendes. Si notas que apenas nadie presta atención a lo que haces ni te compran, es porque no estás comunicando claramente a las personas que realmente les interesa.

No puedes vender ni gustar a todo el mundo, ni debes hacerlo.

Lo que sí debes es pensar qué problema principal (o problemas) puedes solucionar y definir el perfil de tus futuros clientes, los que necesitan tu ayuda. A no ser que no tengas suficiente conocimiento y experiencia en tu sector, SIEMPRE habrá gente que te necesite.

A partir de ahí, busca un mercado lo más concreto posible en relación a esos problemas. O incluso si ves que hay una oportunidad muy buena que nadie está explotando, puedes crear tu propio mercado.

En él, puedes vender online a la vez que vas haciendo feliz a tus clientes 🙂

2. No tengas miedo a DEMOSTRAR lo que sabes

El primer paso para comenzar una futura relación de confianza con tu lista de suscriptores y clientes, y para que vender por Internet sea una cotidianidad, es reafirmar tu autoridad. No hay nada más convincente que vean todo lo que sabes sobre tu temática y hacerlo de manera natural, siendo tú.

Si todo el contenido gratuito que compartes puede ayudar a solucionar dudas o problemas y la gente ve que es real y funciona, habrás creado algo imparable.

Pero no solo eso, sino que debes hacerlo con un propósito final.

Está genial ayudar, claro, pero luego ¿qué haces con esas visitas? Como te dije antes, hay que buscar siempre una relación de «ganar-ganar». Si dejas que tus posibles compradores se marchen sin tomar acción… no te habrá servido de nada el esfuerzo, el tiempo y el dinero que empleas en promocionar y vender servicios o productos.

Puedes dirigir a tus espectadores o lectores hacia:

  • una página de ventas (enlazando el tema de la venta con mucho tacto).
  • tu newsletter o embudo de venta (mediante un formulario de suscripción).
  • que visiten otros vídeos del canal o artículos del blog.
  • que se registren a un entrenamiento gratuito, masterclass o webinar.

Estos son los objetivos más habituales para conseguir vender por Internet, pero puedes vender igualmente teniendo los tuyos propios.

3. Genera una relación de confianza con tus clientes

Otro error que se comete mucho, sobre todo en las tiendas online es que, después de vender, los clientes se quedan «abandonados».

O sea, haces lo más complicado, que una persona que no te conoce confíe en ti y, cuando has conseguido que te compre o te contrate… ¿no le ofreces nada más? Quizás piensas que, porque ya que te ha comprado, no lo volverá a hacer.

Pero nada más lejos de la realidad.

Si después de vender a alguien no sigues alimentando esa relación entregándole valor a menudo, contactando para preocuparte por sus problemas o sus resultados… puedes cargarte el trabajo y la reputación que has construido.

Así que ya sabes, fidelízalos con newsletters, contenido exclusivo para ellos, descuentos o promociones especiales en otros productos.

como vender rapido por internet

4. Saca lo mejor de tu oferta o de la de un tercero

Cuando vayas a vender por Internet, es importante hacerlo lo antes posible. Es decir, que si empiezas hoy a compartir contenido de valor, no tengas miedo a mostrar que estás ofreciendo algo de pago.

No esperes a tener ni la plataforma perfecta, ni los productos perfectos ni a tener el mejor posicionamiento web.

Y estas son las mejores opciones para vender online tus productos:

4.1. Tiendas online

La tienda online es un muy buen modelo de negocio. Aún hoy día, está más en auge que nunca.

Cada vez más personas realizan sus compras por Internet, así que puedes vender productos físicos propios, o bien vender a través de dropshipping, con catálogos de proveedores.

Tú obtienes el acceso a infinidad de catálogos y el proveedor se encarga del resto a cambio de una comisión por venta.

Tus primeros resultados serían ganar dinero extra, pero con el paso del tiempo miles o decenas de miles de euros.

Montar una tienda profesional ya no es cosa de informáticos y programadores, sino que está más al alcance que nunca, gracias a WordPress y sus más de 50.000 plugins.

Registrando un dominio, instalando una plantilla y con unos cuantos clics, puedes montar una tienda online con la que mostrarte al mundo y vender por Internet.

Uno de mis clientes, especialista en embudos, tiene un curso gratuito sobre cómo crear una tienda online o un blog en WordPress.

4.2. Vender productos digitales (infoproductos)

Con tu experiencia, formación y talento, puedes ayudar a tus clientes a conseguir sus objetivos.

Si no te entusiasma la venta de servicios 1 a 1, pues una de las mejores y más rentables formas de hacerlo es vender online tus propios productos digitales, mediante cursos, talleres o experiencias.

Una estrategia muy buena aquí sería contactar con otros expertos en tu sector y las diferentes ramas, para que cada uno aporte su conocimiento con una masterclass, que las puedes ofrecer como bonus del curso.

A esos expertos, les puedes pagar un precio cerrado por crearte la masterclass, o que se lleven una comisión por venta igualmente.

Así, el valor real y percibido de tu producto digital aumentaría y te ayudaría a conseguir más ventas en tu blog.

Puedes vender mediante tu sitio web con WordPress o Prestashop, o con herramientas como Hotmart, LearnDash, Sendowl o Thinkific, entre otras.

4.3. Vender servicios profesionales

Si por el contrario, no te gusta la idea de crear productos digitales, puedes hacer lo contrario, que es trabajar de forma más cercana y personalizada a través de servicios.

Vender servicios profesionales por Internet es también una opción muy válida. Con cualquiera de ellas podrás posicionarte en tu sector, generar posicionamiento web y recibir testimonios increíbles de tus clientes.

4.4. Afiliación

Y si aún no puedes vender tus propios infoproductos o servicios, también hay una solución para ti, con la que podrías ganar dinero extra más rápido.

Seguro que, a día de hoy, alguna vez habrás oído la palabra «afiliación», ¿verdad?

Pertenecer a un programa de afiliados es un modelo de negocio online bastante potente. Si tienes un posicionamiento web muy bueno y has construido una comunidad consolidada con muchas personas activas y participando, puedes realizar la venta de servicios o formaciones de otros infoproductores.

No necesitas montar una tienda en un sitio web propio para vender online. El sistema de afiliación funciona en el mismo blog de quien vende el producto.

Ofreciéndolo a tu audiencia, vas a ganar dinero extra con una comisión por venta que se haga.

Y si ya tienes un producto que está funcionando muy bien, puedes plantearte abrir un programa de afiliados en tu negocio online, ya que ahí las opciones si quieres vender por Internet… se disparan, ya que llegarás a mucho más público del que podrías por ti mismo.

De todas formas, si quieres aprender y adentrarte mucho más en esto de la afiliación, te recomiendo que leas al referente nº1 en España: Javier Élices.

4.5. Membresía de suscripción

Otra opción interesante si no tienes cursos online o servicios pero igualmente quieres vender por Internet, es crear una membresía. Una plataforma privada en la que los miembros tienen acceso a material exclusivo.

Los beneficios para tus clientes son unos cuantos:

  • Pertener a una comunidad junto a otras personas en la misma situación que tú. Con ellas, podrás compartir, enseñar y aprender.
  • Recibir una formación constante.
  • Tener asesoramiento tanto por parte tuya, como por otros expertos que puedas traer.
  • Tener descuentos especiales en un producto o formación en el futuro.
  • Etc.

A cambio, ellos pagan una cuota mensual. Si logras que muchísima gente se suscriba pagando esa cuota mensual, tendrás una entrada de ingresos recurrentes muy interesante, además de una nutrida y cualificada lista de suscriptores.

como vender en internet

4.6. Vender en Internet a través de las Redes Sociales o aplicaciones de segunda mano

Y la última opción para poder desarrollar la venta por Internet es utilizar el poder de las redes sociales y tambien de las apps.

Y es que un negocio virtual no tiene que nutrirse solamente a través de cursos online.

Aunque no es mi preferida (si se utiliza de forma aislada) puede ser una solución si lo que quieres es vender productos físicos para romper el hielo y perder el miedo inicial.

Por ejemplo, Facebook tiene su propio market en el que puedes subir productos y cuenta con una gran comunidad, donde pueden estar tus primeros posibles clientes.

Instagram también cuenta con  la posibilidad de enlazar productos que aparezcan en las publicaciones a una página web. Y ni qué decir del grandísimo número de posibles clientes que puedes encontrar si utilizas correctamente los hashtags.

Y si quieres ir más «a tiro hecho», otra forma muy buena de vender en Internet es a través de aplicaciones y plataformas como:

  • Wallapop.
  • Segundamano (ahora es Vibbo).
  • Ebay.
  • Chicfy.
  • Letgo.
  • Milanuncios.
  • Etc.

Aunque sí que es cierto que este tipo de venta por Internet no te traerá grandes beneficios, puede servirte para ganar un poco de experiencia y probar. 

Pero la estrategia, tarde o temprano, tendría que pasar por dirigir al público a tu página web.

5. Automatiza, ahorra tiempo y céntrate en lo importante

¿No sientes a menudo que no te da la vida para hacer todas las tareas que requiere tu negocio virtual?

No es nada nuevo, los emprendedores nos obsesionamos mucho con hacerlo todo nosotros y, al final, cometemos un grave error que es: no poner el foco en nada.

Las automatizaciones son una parte imprescindible en cualquier negocio online hoy día.

Te permiten dejar funcionando en piloto automático aquellas acciones que a ti te tomarían horas y horas hacer, como:

  • Dar la bienvenida a los nuevos suscriptores.
  • Entregar un lead magnet o un producto después de haberlo vendido.
  • Generar confianza a los posibles clientes aportando valor con una secuencia de emails.
  • Tener un sistema para vender tu producto o servicio automáticamente, sin que tengas que estar presente.
  • Crear autoresponders para determinadas acciones en tu plataforma.
  • Crear lanzamientos de 4, 5, 6 y hasta 7 cifras.
  • Tener sistemas de webinars que generan ingresos cada semana.

Estas son algunas de las cosas que puedes automatizar, aunque hay más. Por ejemplo, las relacionadas con las redes sociales, la facturación, etc.

Y por supuesto que las automatizaciones funcionan tremendamente bien tanto si vendes infoproductos o servicios, como si tienes una tienda online.

Ya nos vamos acercando a la parte final del post y, como te dije, me había reservado una sorpresita para este momento. Y es que puedes hacer bien todo lo anterior y tener todo muy bien montado, pero no te servirá de nada si al final tu cliente no toma acción.

¿Realmente lo importante es vender? ¿A cualquier precio?

Eso llega como consecuencia de haber hecho las cosas bien. Lo que pasa es que esas consecuencias pueden tardar desde unas horas, 1 día o 2 semanas.

Cada cliente tiene su momento, pero tú debes tener siempre todo tu contenido de venta bien estructurado para que, cuando la persona tome la decisión de hacer la compra, sea lo más inmediato posible.

Y, por supuesto, que tu producto o servicio esté lo más desarrollado posible en cada momento.

La experiencia final del cliente es vital para hacer crecer tu reputación, autoridad y que te recomienden.

Y esto no es nada nuevo, la psicología humana influye en la forma en que tomamos decisiones. Los publicistas y los departamenos de Marketing de las grandes empresas lo saben (y lo llevan a cabo).

Para que entiendas la importancia y el poder de esto, voy a explicarte las 2 formas de pensamiento que tenemos todas las personas a la hora de tomar decisiones.

Todo lo que voy a contarte a continuación no me lo he inventado yo ni se me ha ocurrido esta mañana. Está sacado de su fuente original: el libro «Pensar rápido, pensar despacio» de Daniel Kahneman.

El pensamiento lento

Este tipo de pensamiento es el que usamos cuando tenemos que tomar una decisión importante, que requiere un tiempo de análisis y sopesar diferentes soluciones.

No podemos actuar a la ligera porque sabemos que podemos equivocarnos fácilmente y eso traería consecuencias.

Utilizamos el pensamiento lento cuando:

  • resolvemos un problema matemático.
  • estamos planificando un proyecto, unas vacaciones o un viaje.
  • tenemos que tomar una decisión financiera importante.
  • Hacemos la lista de la compra.
  • Etc.

Cuando una persona está buscando una solución a su problema, seguramente va a querer visitar varias páginas web, para ver cuál le convence más.

Y si la única información que se encuentra en ellas respecto al producto o servicio que necesitan es prácticamente la misma (hablando de tu empresa y sin conectar emocionalmente con su situación) lo más probable que ocurra es:

  • que se decida por el precio, entonces solo buscará la opción más barata.
  • que se lo piense mucho, se aburra o incluso se le olvide al cabo de unos días.

Para que un potencial comprador se decante por ti, tenemos que llevarle hacia el segundo tipo de pensaiento.

El pensamiento rápido

Este tipo de pensamiento es todo lo contrario. 

Tiene lugar en el área más primitiva de nuestro cerebro. Lo que se conoce como el cerebro reptiliano. Para no liarte, básicamente esta parte permite que nuestro cuerpo actúe por impulsos, sobre todo cuando se trata de salvarse de un peligro.

Seguro que alguna vez has tenido unos reflejos muy rápidos y ni siquiera lo hiciste voluntariamente. O cuando te has encontrado en una situación de peligro, notas que el corazón se acelera y el cuerpo se prepara para correr.

Pues es lo mismo pero aplicado a la venta. ¿No me crees?

Cuando Amazon pone en un producto «queda 1 en stock» es precisamente porque nuestro cerebro interpreta que está a punto de agotarse y «necesita» adquirirlo ya, aunque vuelvan a reponerlo más tarde.

De igual manera ocurre cuando también indican en algunos productos esto de «cómpralo hoy recíbelo mañana».

Obviamente sabes que si lo compras mañana, también lo vas a recibir al día siguiente. Pero al ponerte esa frase, te están incentivando subconscientemente a que tomes acción ahora.

Es decir, aunque no te venden de una manera agresiva ni persigiéndote, saben cómo activar nuestros «sensores de escasez».

Si tú también lo pones en práctica y activas este sesgo cognitivo, vas a poder ganar dinero en menos tiempo.

¿Y tú, vas a aprender a vender «rápido» por Internet desde hoy?

Espero que este mega post te haya sido de mucha ayuda y haya cumplido mi intención, que era aclararte las ideas si quieres vender por Internet empezando la casa por los cimientos, y cómo hacerlo de la manera más correcta y menos intrusiva posible.

Al igual que Roma no se «levantó» en un día, tú tampoco vas a vender en Internet de la noche a la mañana, pero con aplicando estos consejos, tienes un buena parte del trabajo hecha.

Al principio comenzarás por ganar dinero extra, que te ayudará con tus facturas y demás pagos, hasta que poco a poco, puedas dedicarte 100% a tu blog.

Si tienes algo que añadir y que pueda ser de ayuda para toda la comunidad, te animo a que lo escribas en un comentario ✍

¡Un saludo!