10 asesinos en serie para la conversión en tus emails y textos de venta.

Muchas veces, el camino más rápido para que te compren no es aprender técnicas de venta, copy o negociación.

Simplemente basta con saber qué NO tienes que hacer.

Saber evitar las peores cagadas es una información tan importante o más que tener buenas habilidades de copy. Sobre todo porque si construyes una marca personal fuerte, eso hará el resto.

Por eso…

En este post quiero mostrarte los 10 asesinos en serie de conversión más mortíferos que pueden despedazar tus emails y cualquier copy que escribas.

Toma nota:

 

1# No ser claro

Si hablas de manera superficial y tienes miedo de mostrar tus opiniones es probable que la gente no te entienda.

Nadie compra lo que no entiende.

 

2# Ser poco específico

Parecido a lo anterior, pero esto cobra mucha más importancia a la hora de hablar de los beneficios de tu producto, evitar objeciones, presentar una transformación, mostrar pruebas o dar cualquier argumento de venta.

Más específico = Más creíble = Más ventas

 

3# Aburrimiento

Otra de las peores cosas que puedes hacer es que tus emails aburran.

Que te hagan dormir.

Que quiten las ganas de vivir.

Que te produzcan un gatillazo cerebral.

Para evitar esto solo tienes que procurar hablar de cosas que interesen a tu audiencia y mezclarlo con historias, noticias, opiniones y reflexiones PROPIAS que provoquen cualquier tipo de reacción emocional en el lector.

Cuanto más te mojes, mejor.

 

4# Falta de credibilidad

Haz que absolutamente todo lo que digas esté respaldado y argumentado.

No te equivoques…

No tienes que convencer al cliente de nada.

Tienes que ser creíble para que se pueda convencer él.

 

5# Poca autoridad

Normalmente, si no tienes credibilidad tampoco puedes tener autoridad.

No necesitas ser un referente ni gurú para tenerla.

Solo con demostrar lo que dices, cumplir lo que haces y tener ciertas normas en tu negocio, más que suficiente.

 

6# No hay transformación

Más importante que los beneficios es que hagas ver al cliente cómo será su vida (lo más específico que puedas) después de comprarte.

La transformación hará que seas creíble…

y todo lo que viene después.

 

7# No dar razones para comprar

Una de las mayores razones por las que fallan los emails es porque flojean en esta última parte.

La historia puede estar muy bien, ser entretenida y enlazar el email con tu oferta de forma suave y sutil. Pero no servirá de nada si al final no le das al lector una razón de peso y coherente para que «vea» que tiene sentido comprar.

La clave es no forzarle.

Solo tiene que acumular las suficientes razones de peso.

 

8# No hay una GRAN idea

Si saltas de un tema a otro, de una idea a otra y no dejas claro de qué carajo trata tu email…

caerás en varios de los errores anteriores.

 

9# Lenguaje complejo

Esta no es precisamente la manera en la que tienes que hacer pensar a la gente.

Deja un poco los tecnicismos que usas con tus compis de profesión.

Habla sencillo, simple, incluso vulgar. De persona a persona.

Relájate, no pasa nada.

 

10# Hablar de ti y no de tu cliente

Un clásico, pero no te imaginas la de negocios que se centran demasiado en sí mismos, en su producto, en sus ventajas, en su experiencia y blablabla

En lugar de hablar primero de lo que le preocupa al cliente.

El copy no va de contar «bonito» lo bueno que eres, sino de hacer que tu cliente vea lo bueno que podría ser si te eligiera a ti.

 

 

Y hasta aquí esta entrega de asesinos en serie de la conversión.

Pon en práctica lo que te digo y es muy poco probable que tus emails no generen ventas tarde o temprano.

Si quieres ver cómo aplicar estos principios de copy en el email marketing, te regalo un audio donde destripo un email que escribí y que facturó casi 4000 euros en un día. Para que sepas qué gatillos psicológicos usé y puedas adaptarlo a tus emails y tu mercado.

Solo tienes que registrarte aquí:

 

.

 

Keep moving.

Iván Orange.

Deja un comentario

También mando emails diarios hablando sobre ganar más dinero escribiendo.

Si te interesa suscríbete a mi lista, te gustará lo que verás dentro.
Y entrando aquí tienes un aperitivo para ir abriendo boca.